http://maestriabioetica.blogspot.it/

 

 

INTRODUCCIÓN:

 

La Bioética se inicia en 1970 como una reflexión ante la tendencia de la humanidad hacia su destrucción a través de las guerras suscitadas en el siglo XX y el inicio del uso de armas de destrucción masiva como el basado en la energía nuclear –ya empleada- y el acúmulo de inmensos recursos para iniciar una guerra bacteriológica, o química, situación nacida del olvido de la formación humanística de la conciencia para el manejo de los avances que la ciencia fue acumulando, y que se preveía que solo podrían llevar a la destrucción de la especie humana en el planeta.

 

Al mismo tiempo el desarrollo deslumbrante y vertiginoso en todos los campos del saber humano y especialmente en el terreno de la Biotecnología, comenzaron a plantear dilemas éticos en el manejo de soluciones a problemas inéditos, para los que no había una respuesta patente y clara, por la novedad de las nuevas situaciones: intervenciones en el genoma humano, en el consejo genético, en las pruebas de diagnóstico prenatal, en las intervenciones en el no nacido, en el recién nacido, en la niñez, en la juventud, en la madurez y en la tercera edad, el desarrollo del recurso de los trasplantes, con la novedad del nuevo concepto de muerte basado en el cese de la actividad rectora del encéfalo. Del desarrollo y descubrimiento de la alimentación artificial, del recurso de las unidades de Terapia Intensiva. Del desarrollo de técnicas anestésicas y quirúrgicas cada vez más seguras, del rayo láser, de nuevas tecnologías para operar las cavidades que antes eran tabú como eran el tórax, el corazón y el cráneo. De las nuevas técnicas de diagnóstico basadas en avances de Radiología. Del desarrollo de la Microcirugía, etc.

 

Por si fuera poco se añade a lo anterior una cultura hedonista y utilitarista nacida como secuela del positivismo y el materialismo del siglo XIX, que se enseño en las universidades del mundo occidental, lo que trajo como consecuencia una pérdida de la cultura de valores morales que llevó a la deshumanización y corrupción de segmentos importantes de nuestra sociedad no solo en nuestro país, sino en el entorno internacional.

 

El descubrimiento del control natal mediante fármacos o recursos anticonceptivos, o abortivos, que contribuyó en mucho a la revolución sexual de la 2da mitad del siglo XX se unió al renacimiento de la preocupación sobre el crecimiento de la población munidal y al desfase en la producción de alimentos enunciado desde 1798 por Malthus, reavivó deliberaciones en pro y en contra, acerca del control natal artificial.

 

El desarrollo de la Medicina Socializada, con ser un gran avance para la atención especialmente de secciones importantes de la sociedad, contribuyó al mejoramiento de la expectativa de vida de esos grupos que antes tenían dificultad para recurrir a Medicina de III nivel, pero al mismo tiempo tuvo sus puntos débiles especialmente en la Medicina de 1er contacto o sea la de 1er nivel, por el abuso de la población a solicitar los servicios, y por la carga de pacientes que cada médico tenía que ver en el tiempo dedicado a la consulta, por el número insuficiente de médicos en esos niveles destinados a cubrir el trabajo.

 

A lo anterior hay que añadir otros factores que incidieron e la morbimortalidad humana como han sido la despreocupación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en problemas tan graves como el aborto y el hambre mundial.

 

Al primero la OMS se ha involucrado en fortalecer instituciones que promueven la anticoncepción artificial, y velada o descaradamente la despenalización el aborto. Al segundo no se ha mortificado en solicitar de las naciones de primer mundo el desvío de un pequeño porcentaje de su gigantesco presupuesto armamentista para el alivio del hambre mundial.

 

 

QUÍENES SOMOS?

 

 

Es una asociación civil fundada para el estudio e investigación de esta nueva ciencia que es la Bioética, planteándose como un esfuerzo interdisciplinario para intentar mostrar la coherencia entre el conocimiento científico y la reflexión filosófica acerca de la eticidad de la conducta humana, de cara a una concepción personalista, que coloca el respeto a la persona y a su dignidad en el centro de la reflexión moral y nos dice si es lícito todo aquello que podemos hacer.

Históricamente primero fue dirigido al personal del sector Salud, pero luego al entender que la corrupción abarcaba todos los sectores de la sociedad, se abrió a todas las profesiones y ocupaciones humanas, especialmente a los profesores de Enseñanza Elemental, Media y Superior por considerar que son los que mayor influencia tienen en la sociedad por el número de personas que ellos atienden.

 

 

Questo indirizzo email è protetto dagli spambots. È necessario abilitare JavaScript per vederlo.